• ODM

Acto que sancionó con destitución e inhabilidad por 10 años a miembro del Ejército

Se niega la nulidad del acto que sancionó con destitución e inhabilidad por 10 años a miembro del Ejército Nacional por no acatamiento de órdenes de operación militar, que ocasionó la muerte de compañeros de armas.


Síntesis del caso: Se sancionó con destitución del cargo e inhabilidad general por 10 años, a un miembro del Ejército Nacional, Sargento Viceprimero Infantería, por incurrir en el delito de desobediencia al desconocer las órdenes de operación militar que le indicaban que debía movilizar las tropas a su cargo en un horario determinado y alejados de carreteras y trochas, que derivó en un ataque guerrillero en donde murieron varios de sus compañeros de armas. Contra la decisión anterior interpuso recurso de apelación que fue resuelto confirmando la decisión anterior. ERROR DE FECHA EN EL FALLO DISCIPLINARIO PRIMERA INSTANCIA - No genera la nulidad de la decisión disciplinaria, siempre y cuando se garantice los principios del debido proceso, publicidad y contradicción


Problema jurídico 1: ¿Se genera la nulidad de la decisión disciplinaria cuando el fallo de primera instancia contiene un error en la fecha de su expedición?

Tesis 1: “El fallador disciplinario de primera instancia incurrió en un error al señalar el año en el cual fue expedido su fallo –la fecha correcta fue el 25 de mayo de 2010-, por cuanto: i) no resulta lógico que el fallo disciplinario de primera instancia, sea anterior a los autos pliego de cargos, de traslado de pruebas y de traslado a alegatos, dado que estas actuaciones de acuerdo con el orden cronológico de etapas procesales dispuestas por la ley disciplinaria –las cuales fueron descritas en acápite anterior de esta providencia-, son instrumentales y permiten mediante un orden consecutivo, al operador disciplinario obtener los elementos fácticos y jurídicos para proferir una decisión definitiva, y ii) el fallador disciplinario de segunda instancia expresamente puso de presente el error existente en la fecha del fallo de primera instancia. (…) el error en la fecha del fallo disciplinario de primera instancia para efecto de la prosperidad del cargo de nulidad, exige la comprobación de la afectación a las garantías fundamentales de publicidad y contradicción, en otros términos, es necesario que se acredite en el expediente que tal irregularidad impidió al afectado conocer e identificar la providencia en cuestión y como consecuencia la posibilidad de ejercer los medios de impugnación que contra ella eran procedentes. De acuerdo con las piezas procesales que obran en el expediente se observa que, el disciplinado -ahora demandante-, a pesar de la irregularidad antes anotada, identificó y conoció plenamente el fallo disciplinario de primera instancia al punto que se notificó legalmente del mismo y presentó contra este un recurso de apelación mediante escrito de 22 de junio de 2010, el cual dio lugar al fallo disciplinario que confirmó la sanción –también ahora demandado-. En ese orden operador disciplinario de segunda instancia, contrario a lo manifestado por el demandante -ahora apelante- no incurrió en irregularidad alguna, pues lo único que hizo fue poner de presente la imprecisión cometida por el a quo disciplinario y corregirla en la providencia de segunda instancia, y esto de manera alguna puede considerarse como una falsa motivación, una falsedad o una situación que pudiera afectar la ejecutoria de la sanción disciplinaria.” PROVIDENCIAS DE AUTORIDADES CON COMPETENCIA SANCIONATORIA –PENAL O FISCAL -BASADAS EN LOS MISMOS HECHOS Y PRUEBAS DE LA INVESTIGACIÓN DISCIPLINARIA- No pueden ser desestimadas de plano por el juez contencioso por ser posteriores al acto disciplinario acusado / SANCIÓN DE DESTITUCIÓN E INHABILIDAD DE MIEMBRO DEL EJÉRCITO / NO CUMMPLIMIENTO DE ÓRDENES DE OPERACIÓN MILITAR / DELITO DESOBEDIENCIA


Problema jurídico 2: ¿Puede desestimar el juez contencioso de plano, las providencias proferidas por autoridades con competencia sancionatoria-penal o fiscal, proferidas por los mismo hechos y pruebas de la investigación disciplinaria, por ser posteriores al acto administrativo acusado?

Tesis 2: “Si bien es cierto, una misma conducta puede dar lugar a diversas investigaciones de índole sancionatorio -fiscal, penal, contravencional, disciplinario, correccional, fiscal y de punición por indignidad política-, las cuales pueden valerse de las mismas normas obligacionales y pruebas, no es posible trasladar automáticamente la interpretación normativa ni la valoración probatoria, en atención a que la diferencia de objeto de una y otra disciplina sancionatoria hace que el respectivo operador -penal, disciplinario o fiscal- tenga como fin la prueba de aspectos de la infracción penal, disciplinaria o fiscal que en el caso concreto son diferentes. En ese orden de ideas, el juez contencioso administrativo, antes de proceder a avalar la interpretación normativa y la valoración probatoria realizada por operadores judiciales –por ejemplo, la de los jueces penalesy operadores administrativos –por ejemplo, la de las Contralorías-, debe realizar un análisis material de la misma desde un escenario general de los principios del derecho disciplinario y desde un escenario particular referido a la imputación típica del caso disciplinario. (…) De conformidad con lo decantado en el acápite previo de esta providencia, cuando se invoque como argumento de nulidad una interpretación posterior que sobre los mismos hechos y pruebas de la investigación disciplinaria haya realizado otra autoridad en ejercicio de sus competencias de ius puniendi –verbi gracia, autoridad penal o fiscal- debe entenderse que aquella –la interpretación posterior de la otra autoridad- no se invoca como precedente sino como un sustento del cargo de indebida valoración probatoria del operador disciplinario, y en tal caso el juez contencioso debe proceder a analizar el asunto de fondo para establecer, primero si tal decisión es desde el punto de vista de la imputación fáctica y jurídica comparable con la disciplinaria, y luego, si en tal caso tendría la entidad suficiente para deslegitimar la vocación de legalidad y acierto de los argumentos del fallador disciplinario. (…) se observa que, las imputaciones fácticas y jurídicas - así como la razones en que se fundan las decisiones Disciplinaria y Penal Militar no son totalmente comparables, pues mientras que en la primera se analizan tres (3) imputaciones jurídicas, en la segunda únicamente se examina una de ellas, situación que conlleva a que la decisión Penal Militar en comento por sí sola no pueda tener en el presente caso la entidad suficiente para derrumbar la presunción de legalidad y acierto de los fallos disciplinarios, pues en todo caso en estos subsistirían por lo menos dos (2) imputaciones que no fueron analizadas por la Justicia Penal Militar, las cuales por si solas dan lugar al correctivo disciplinario de destitución e inhabilidad de 10 años que le fue impuesto al demandante –por tratarse de faltas gravísimas imputadas a título de dolo.”


Fuente: http://www.consejodeestado.gov.co/documentos/boletines/229/11001-03-25-000-2016-00703-00.pdf

2 visualizaciones0 comentarios